EL PARAÍSO ESTÁ EN EL FONDO DE TU CORAZÓN

17 enero, 2014

SI VINIERAS AL MUNDO CON UN LIBRO DE INSTRUCCIONES, ¿TE LAS LEERÍAS?

Filed under: ASTROLOGÍA,FORMACIÓN — Carmen Sol @ 23:10

ASTROLOGIA-1

*

Juan Trigo: “Si nos regalan una electrodoméstico para hacernos la vida más fácil o sacarle todo el sabor a lo que cocinamos, lo lógico es que leamos en manual para saber primero para que sirve y luego como funciona. Al nacer, la página en blanco que somos, como diría Gurdjeff, va emborronándose con nombres, atributos, ligámenes familiares, imposiciones sociales, etc., hasta convertir esa página en un complicado garabato negro que suplanta lo que realmente somos. Parece obvio pues, aprender a saber cuáles son nuestras facultades y cómo podemos aprovecharlas al máximo y también cuales sobre nuestras debilidades y puntos vulnerables, para obviamente evitar exponernos innecesariamente.

La astrología, fiel reflejo del cielo en el momento de nuestro nacimiento, nos da el mapa de energías que tenemos disponibles en todo momento y nos apunta con precisión de que naturaleza de nuestra conciencia superior, nuestras emociones primarias, nuestras facultades de raciocinio, la capacidad de nuestros sentidos para captar cómo es la vida que nos equilibra, la fuerza de nuestra afirmación, y por otro lado cómo podemos negociar con las tensiones del mundo para vivir en él sin convertirnos fácilmente en sus esclavos.” (Entrevista completa)

Conferencia gratuita este sábado 18 de enero.Datos su curso en evento Facebook

Para más información escribir directamente a Juan Trigo: juan@tmp.es

7 enero, 2014

Conversamos con Juan Trigo sobre el autoconocimiento al respecto de su innovador curso de astrología

Filed under: Sin categoría — Carmen Sol @ 11:56

curso juan

*

Juan Trigo, reconocido astrólogo a nivel internacional, escritor y enseñante entre otros dones, y colaborador desde hace años de Plano sin Fin, nos informa de una nueva forma de acercarnos a la astrología por medio de un curso interactivo virtual que desarrollará a partir del 18 de enero. El curso se iniciará con una conferencia gratuita on line que podrá ser seguida desde cualquier lugar del mundo.

Plano sin Fin: Juan, ¿por qué es tan importante conocernos a nosotros mismos?

Juan Trigo: Desde que Sócrates plantó sus tablillas en el Oráculo de Delfos hará unos
2600 años empezando por el “Conócele a ti mismo”, parece una obviedad que
tratemos de conocer para qué hemos venido a este mundo, que es lo que nos
hace vivir más intensamente y en definitiva cómo podemos aprovechar nuestra
vida. Pero al estar adormecidos por los condicionamientos sociales y
culturales, estas obviedades, por demasiado simples no se tienen en cuenta o
simplemente la gente no cree que puede gestionar mejor sus vidas y siguen,
como diría un maestro sufí, pendientes de despertar algún día o lo que es
peor, nunca.

PsF:¿El autoconocimiento puede ayudarnos a mejorar y a vivir mejor…?

JT: Si nos regalan una electrodoméstico para hacernos la vida más fácil o
sacarle todo el sabor a lo que cocinamos, lo lógico es que leamos en manual
para saber primero para que sirve y luego como funciona. Al nacer, la página
en blanco que somos, como diría Gurdjeff, va emborronándose con nombres,
atributos, ligámenes familiares, imposiciones sociales, etc., hasta
convertir esa página en un complicado garabato negro que suplanta lo que
realmente somos. Parece obvio pues, aprender a saber cuáles son nuestras
facultades y cómo podemos aprovecharlas al máximo y también cuales sob
nuestras debilidades y puntos vulnerables, para obviamente evitar exponernos
innecesariamente.

PsF:¿Qué puede aportar la astrología en pleno siglo XXI al desarrollo personal?

JT: La astrología, fiel reflejo del cielo en el momento de nuestro nacimiento,
nos da el mapa de energías que tenemos disponibles en todo momento y nos
apunta con precisión de que naturaleza de nuestra conciencia superior,
nuestras emociones primarias, nuestras facultades de raciocinio, la
capacidad de nuestros sentidos para captar cómo es la vida que nos
equilibra, la fuerza de nuestra afirmación, y por otro lado cómo podemos
negociar con las tensiones del mundo para vivir en él sin convertirnos
fácilmente en sus esclavos.

PsF: ¿Por qué te decidiste a ofrecernos un curso interactivo?

JT: Para seguir el mandato elemental, como ser humano, de compartir con la gente
la relación entre las energías celestes y su efecto en nosotros. Ese mandato
tiene un enunciado muy simple: ese Conocimiento milenario que a mí me ayuda
a expandir mi conciencia y relacionarla con el cosmos debe ser útil a todos
y por tanto, en la interacción que supone compartir lo que he aprendido de
astrología, mi conciencia sigue expansionándose. Se trata del efecto
multiplicador del postulado fundamental en Arte Hermética de que “Todo está
en Todo y Todo está relacionado con Todo”

PsF: ¿Si los participantes te enviamos nuestros datos natales, podremos tener
nuestras propias cartas astrales y hacerte preguntas sobre ella en cada
sesión del programa?

JT: De eso se trata cuando hablo de compartir el acceso al Conocimiento, y
recordemos que también Sócrates escribió en sus famosas tablillas: “El
Conocimiento os hará libres”.

Buena suerte en ese viaje al fondo de nuestras conciencias. Solo ahí
encontramos a Dios.

PsF: Cuenta con nosotros dos y con muchos más amigos de Plano sin Fin… ¡estamos deseando comenzar este tramo del viaje contigo!

Datos del curso en evento Facebook

Para más información escribir directamente a Juan Trigo: juan@tmp.es

18 diciembre, 2013

¿Por qué hoy día estudiar Astrología?

Filed under: ASTROLOGÍA,FORMACIÓN — Carmen Sol @ 7:42

1512707_1420249001544198_574749296_n copia

*

¿Por qué hoy día estudiar Astrología?

Por la misma razón de hace milenios: El “Conócete a ti mismo” de Sócrates. Simplemente para sacar mejor provecho de tu vida y de tu entorno. No podemos escoger el lugar ni el tiempo en que hemos ido a nacer, pero si averiguar las claves que ese tiempo y momento del nacimiento comportan. La astrología te da el diagnóstico personal, psicológico, medico, caracterológico, y sirve para predecir cómo va a comportarse el clima futuro, como predice toda ciencia, las matemáticas, la química, etc. Aprendiendo astrología tendrás un cuaderno de claves, de relaciones, de puntos fáciles y puntos difíciles, de recomendaciones de no meterse por determinados caminos y por el contrario, indicaciones de que por otros las cosas te saldrán mejor porque aprovecharan tus potencialidades.

¿Quién me asegura a mí que no sean cuentos chinos?

Por lo menos Cinco mil años de historia completamente documentada en cálculos, tablas, observaciones empíricas, comprobaciones con hechos concretos, verificaciones de la pluma de los grandes maestros.

Me dicen que no es una disciplina científica, que no es válida

Lo dicen los academicistas para proteger su mercado, lo dicen los pseudocientíficos, aquellos que carecen de la facultad fundamental del científico, la curiosidad por descubrir las claves de lo inexplicable.

Es demasiado complicada de entender

Solo tienes que probar y ver si su lógica es tan complicada. Se basa en algo tan lógico como irrefutable: estamos en el Sistema Solar y todo se influencia de todo, y se integra en todo.

Me van a mirar mal cuando me vean en el metro con los apuntes de Astrología

¿Y eso te importa tanto? Es tu libertad lo que está en juego, debería importarte más.

Y de verdad, ¿para qué me puede ser útil saber de Astrología?

Por ejemplo porque sigues empeñándote en tropezar con la misma piedra y qué puedes hacer para evitarlo. Sobre todo en las relaciones, descubrir porque tengo este o aquel problema, bloqueo, etc., que no me deja avanzar hacia una plena convivencia. También, el porque me exalto tanto o por el contrario no reacciono ante unos hechos concretos.

Y también predecir la fecha y la hora para tomar tal o cual decisión, para iniciar una relación, firmar un contrato, comprar algo importante, etc.

Juan Trigo, Talleres gratuitos sobre Astrología

1 septiembre, 2013

Preguntas de un principiante a un Maestro

Filed under: ASTROLOGÍA,FORMACIÓN — Carmen Sol @ 10:46

Person-Centered-Astrology

*

A: Leí la entrevista que le hizo Plano Creativo (hoy Plano sin fin) sobre la astrología. Al leer la entrevista me da la sensación  de que la astrología es totalmente distinta a lo que la gente piensa de ella.
M: La astrología es como una carrera universitaria de larga duración que requiere, escuelas, maestros, libros de textos y un estudio perseverante sostenido y riguroso; como toda carrera universitaria. Los inicios de la astrología se remontan a los albores de la pre-historia y el conocimiento que estamos utilizando en la actualidad, es decir, la astrología grecolatina, tiene por lo menos tres mil años de antigüedad, ya que comenzó en Babilonia, sobre el año mil antes de Cristo, y eso solo es la astrología que utilizamos actualmente en el mundo occidental. Hay otras formas de astrología como la astrología hindú, también llamada védica que se remonta a de 5 a 10 mil años de antigüedad.

E: Con lo que me respondes me queda claro que la astrología realmente es algo que se practica desde hace mucho tiempo atrás y lo más importante es que hablamos de un estudio muy profundo como para tomárselo a la ligera, pero, ¿Cuál sería la razón de que la astrología de nuestros tiempos se dé a conocer de manera corriente como un método de adivinación y superstición? ¿Es esta realmente la función de la astrología?

M: No, no solamente sirve para esto. Aun que dicho sea de paso, en toda ciencia hacemos predicciones, yo soy ingeniero industria con el grado de doctor, y en esta carrera predecimos, por ejemplo, como se comportara una maquina si hacemos los cálculos de una manera o de otra, es decir, la predicción en consustancial con la ciencia; la adivinación es un arte varias veces milenario que la humanidad ha utilizado para sobrevivir, pero no es una ciencia porque no existe en general un corpus universitas creado a partir de generaciones de estudiosos. El  por qué en la actualidad la astrología se considera una mera superstición adivinatoria tiene su origen en las persecuciones que iniciaron los papas en el siglo XVIII ya que antes de eso la astrología era reconocida como ciencia oficial. Por ejemplo, no se concebía que un médico no fuera también un astrologo, como Nostradamus, Paracelso, etc. Estas prohibiciones de la iglesia católica impidieron que se continuara impartiendo enseñanzas en astrología, por ejemplo, hasta principios del siglo XX funcionaron dos cátedras de astrología en España, en Salamanca y Barcelona, y es bien sabido que sin el rigor que da una estructura universitaria, es imposible evitar la avalancha del intrusismo sin escrúpulos como tenemos actualmente. En la actualidad está funcionando la sociedad española de astrología creada en el 2005 con el único objetivo de tratar de recuperar la enseñanza de la astrología a nivel oficial. Tenemos ya editados los textos de los correspondientes créditos a tres ciclos universitarios y estamos  en este momento en la difícil labor de convencer al estamento gobernante de la universidad.

E: Todo eso está muy bien y gracias por la información, pero entonces ¿Para qué me serviría estudiar astrología a mí que no soy médico, ni ningún erudito de la antigüedad, sino todo lo contrario, un principiante con deseos de aprender?

M: Desde muy antiguo, hace 2,600 años aproximadamente, Sócrates dijo: “Conócete a ti mismo porque la verdad te hará libre”. Y eso es precisamente la astrología: una herramienta de autoconocimiento, porque a partir de las posiciones de los cuerpos celestes, en el momento del nacimiento y evolucionando a lo largo de la vida nos indican predisposiciones  que nos informan profundamente quienes somos y para que hemos venido a este mundo.

E: Ósea que quieres decir que ciertos acontecimientos en la vida de una persona se ven influenciados por la posición en la que se encuentran en los planetas, ¿Podrías explicarme eso?, ¿Qué relación tiene una cosa con la otra?

M: De muy antiguo también nos llega el axioma de la filosofía hermética, corroborado en la actualidad por la física cuántica de que todo está en todo y de que todo está relacionado con todo. El mapa astral no es otra cosa que un gráfico de distribución de energías que tiene disponible la persona, y es uno de los componentes que influyen en su vida. Otros componentes son la herencia genética, la cultural, la educación recibida, el entorno familiar, etc. Para explicarlo mejor; un nacido en Barcelona puede tener exactamente la misma carta natal que un nacido en Somalia, pero sus vidas obviamente serán completamente diferentes aunque su mapa de energías, su carta natal, sea idéntico. Eso quiere decir que el estudio de la astrología es una herramienta muy poderosa de autoconocimiento pero que naturalmente ha de aplicarse con el sentido común de considerar el resto de las influencias que puede tener la persona. Insisto, la astrología no es un arte adivinatoria sino una ciencia de predicción del comportamiento humano.

E: Me dices que cada carta natal es un mapa de energías de una persona, entonces si  yo quisiera consultar esta carta, ¿Qué tan conveniente consideras que pueda ser  una consulta de mi carta astral en el sin fin de páginas webs que actualmente existen?

M: Lo que yo considero importante es avanzar en el conocimiento de uno mismo, y hemos dicho que la astrología es una herramienta muy poderosa. Y es como todo en la vida, depende de a que tienda vayas a comprar esa herramienta te pueden vender un perfecto reloj suizo o cualquier otra cosa. En otras palabras, ¿Te tratarías tu ulcera de estómago por internet o irías a ver a un especialista? Y el conocimiento de uno mismo es algo más complejo que una ulcera de estómago.

E: ¿Cómo podría iniciar en el conocimiento de la astrología?

M: Leyendo libros especializados, asistiendo a cursos, acudiendo a la consulta de astrólogos, y abriéndote camino poco a poco por la intrincada jungla que es el acceso al conocimiento.

E: ¿En cuánto tiempo consideras que se puede empezar a poder utilizar esta herramienta?

M: Decíamos al principio que la astrología es como una carrera universitaria, en la actualidad estas duran de 4 a 5 años, para una persona con capacidad corriente que persona trabaje y estudie y por tanto le pueda dedicar media jornada, para obtener una licenciatura.

E: ¿Cuánto tiempo te llevo estudiar astrología?

M: Yo crecí con el aroma de la astrología en casa, porque mi madre en la época de las grandes prohibiciones (la época de Franco) reunía en casa de forma clandestina a las sociedades secretas de aquella época, teósofos, masones,  de la escuela arcana, etc. Absolutamente todos relacionados con la astrología. Pero no fue hasta que cumplí los 31 años que conocí a mi maestro, Emilio Salas, un gran astrólogo y experto es ocultismo y magia, del que tenemos la fortuna de disponer publicada gran parte de sus obras. Estudie con él durante 7 años, al mismo tiempo que trabajaba para mantener a mi familia, antes de decidirme a aceptar la enorme responsabilidad que supone realizar la consulta astrología.

E: ¿Qué consideras necesario para hacer una buena consulta astrológica?

M: Tener mucho recorrido en la aplicación profunda de esa herramienta en uno mismo, es decir haber comprobado en uno  mismo lo que aconsejas. Y sobre todo mucho cuidado y rigor en la aplicación de los conocimientos. Cortar de raíz el más pequeño recurso o escape a la fantasía. Y tal como me enseñó mi maestro, sustituir la memorización de recetas por la compresión profunda de los elementos integrantes del saber astrológico.

E: Me interesa mucho tu método de estudio ¿Estas preparando algún curso?

M: Si, claro, desde hace dos años estoy dando cursos por videoconferencia a participantes de España y de América Latina y ahora estoy convocando los cursos anuales que empiezan en septiembre y se imparte en las tardes de los sábados, y con diversa duración dependiendo del curso. Publicaremos en esta misma página y en mi blog los detalles de cada curso.

E: Muchas Gracias por la paciencia y el tiempo, es una fortuna para mí haber tenido la oportunidad de resolver mis dudas acerca de la astrología, con un gran maestro de esta ciencia.

Juan Trigo

 *

Próximo curso de Juan Trigo

1148822_10200638141859388_988767802_n

*

Enlace al evento de Facebook 

18 julio, 2013

DIÁLOGOS CON LA BESTIA

Filed under: CUENTOS,CUENTOS CORTOS — Carmen Sol @ 8:12

San Jorge y el Dragón

*

El arquetipo del caballero luchando contra el dragón es universal en culturas que van desde la antigua Persia a Europa, pero hay que tener en cuenta que en el simbolismo precristiano el caballero no mata al dragón atravesando su cabeza con la lanza, sino que simplemente lo domina, lo mantiene vivo para que la lucha dure tanto como su propia vida, y de eso modo él se hace más fuerte y más sabio a cada duelo con su doble oscuro.

En algunas escuelas de sufismo se admite abiertamente que no es posible conseguir la extinción total del Ego, y por el contrario se advierte que no solamente no es necesaria sino que la confrontación constante con el verdadero enemigo del ser humano es conveniente para mantenerlo alerta y vigilante de su propio desarrollo para pasar de humanoide a humano. Es lo que algunos maestros yoguis llaman la meditación permanente, compuesta de la alerta constante y su fruto más inmediato, la toma de conciencia permanente.

El cuento “Una historia de Amor” podría tener muchas continuaciones, tantas como a cada lector le hagan falta. Por ejemplo, una de ellas podría ser la transcripción de algunos de los diálogos de viejo Edgar Krauft con su bestia, que podrían tener esta forma:

-       ¿Y ahora qué vas a hacer viejo? – oye susurrar a la bestia en su interior – ¿No te gustaba la tranquilidad que habías conseguido después de tantos años de enfrentarte al repudio social? Más o menos habías conseguido llevar una vida ordenada, placida y sin sobresaltos, y ahora acabas de dejar entrar en tu vida a esta mujer que sabes que te lo va a trastocar absolutamente todo?

-       Mmmm… Vaya, vaya – dice Edgar en voz alta en un momento que se asegura que Carla no puede oírle – ¿Dónde estabas amigo? Hacía rato que no oía tus rugidos del averno ni se me irritaba la nariz por el azufre de mis infiernos.

-       No te desvíes del tema …

-       No lo hago, amigo, lo estoy centrando. Cuando Carla apareció bajando del taxi no tuviste otra opción que retirarte a tus calabozos, porque el encuentro era demasiado hermoso para que pudieras influir en mi ánimo. ¿Y ahora qué? ¿Piensas que me he olvidado de ti? ¿Crees que no se qué sigues ahí, agazapado a punto de dar el zarpazo?

-       No contestas a mi pregunta. ¿vas a permitir que esa mujer altere tu tranquilidad?

-       Te contestaré con otra pregunta, a la manera de los grandes maestros sufís: ¿Recuerdas si en mi larga vida haya habido alguna mujer que me ame como ella?… – silencio en los infiernos – ¿Qué pasa? ¿No tienes respuesta a esa sencilla pregunta?

En otro momento el ataque de la bestia podría tener la forma:

-       ¿Hasta cuando crees que una mujer como ella – vuelven a sonarlos goznes de las mazmorras – estará dispuesta a las limitaciones de un viejo como tu? Ella necesita un tipo potente y joven…

-       ¿No crees que eso lo ha de decir ella?

-       Y cuando ya no la satisfagas, ¿qué vas a hacer, echarte a llorar?

-       Probablemente. Pero, ¿sabes? Ni tú, que solo eres producto de los miedos injertados en la educación, la cultura y las religiones, eres eterno. Todo lo existente no es más que una probabilidad de encontrar un proceso de cambio en algún lugar del espacio. Por tanto yo vivo aquí y ahora, porque el futuro es pura especulación. Y te aseguro que en mi larga vida jamás había experimentado unas relaciones tan intensas, directas y transparentes, ausentes de eso tan estúpido que se llama el arte de la seducción, o lo todavía más mediocre, que se llama la diplomacia. Los dos sabemos muy bien quiénes somos y con qué tipo de bestias hemos de luchar a cada instante… – silencio en los desfiladeros oscuros – ¿Qué, ya te retiras? ¿No tienes nada que decir? Sabes que estoy en lo cierto, ¿verdad? Carla no es una princesa indefensa sino una Atenea furiosa con la que te sientes impotente. Pero no te retires, esto es muy divertido. No me conocías esa faceta, ¿verdad?; la de reírme de mis miedos ante mis propias narices. Todo es cuestión de práctica. Hay que empezar por reírse de las manías, de las tonterías, de las necesidades de disimulo, de huida, etc., para llegar a reírse de los miedos inculcados.

O, en otra ocasión, al cabo de unos instantes o de varios días:

-       ¿Ves ya está arreglando las cosas que tu tenías ordenadas? ¿Vas a permitirlo? ¿Vas a permitir que una mujer ordene tu vida?

-       Pues sí, porque me está haciendo un favor. Probablemente me costará mucho menos encontrar lo que busco en cada momento.

-       ¿Una anarquista desordenada como ella?

-       ¿En qué quedamos, ordena o desordena?

-       Ya sabes a lo que me refiero.

-       ¿A sí? Vaya.

-        ¿Te has Fijado en su cuerpo? Hay mujeres de cuarenta años que están mucho mejor.

-       ¿Te has fijado en el mío? … ¡Cállate de una vez! Eres grotesco, das lástima.

-       Exacto, viejo… damos lastima. ¿Adónde nos ha llevado nuestra estupidez? Obedecer miedos culturales, familiares, sociales; miedos que no eran nuestros…

-       Por eso los asumimos con tanta intensidad, amigo, mío, porque no eran nuestros. Al niño recién nacido y en sus pocos años de iniciar la vida le sorprendieron tanto las insistentes consignas a obedecer al miedo de sus padres, correa de transmisión de religiones y pautas de conducta sociales, que no tuvo más remedio que obedecerlas y hacerlas suyas.

-       Ojalá pudiéramos volver atrás…

-       Oh, no, eso no, tampoco me engañarás con eso, porque también es un arquetipo más de nuestra sociedad terrorista; sabes que no podemos volver atrás, y lo que pretendes es que me hunda en autolamentaciones y victimismos. Es la herencia psicosomática de nuestra sociedad juedo-cristiana: culparnos del martirio de Cristo y del pecado de Adán, ante ninguna de ambas leyendas podemos actuar sino sentirnos encadenados a ese ilusorio complejo de culpa.

-       ¿Entonces qué, necio pecador?

-       ¿Entonces? Oh, te has vuelto muy simple, has perdido muchas facultades de automanipulación con las que te entrenó la cultura. ¿Entonces? Muy simple, entonces el futuro.

-       ¡Oh, sí, esa monserga de olvidar lo que has aprendido y devolver lo que te han inculcado!

-       Bien, muy bien, veo que vas progresando. Al final acabarás pensando por ti mismo…

-       ¿Y quién soy yo, sino producto de lo que me han inculcado?

-       Exacto, ese eres tu, pero piensa que antes de que tu aparecieras, aunque fuera por unos instantes, nací yo, libre y autosuficiente, como todos los animales de la creación. Y piensa que tú eres solo el producto de una reacción colectiva a permitir que yo sea lo que soy, libre y autosuficiente. Una reacción colectiva que va durando varios milenios.

-       ¿Entonces? ¿Por qué crees que vas a librarte de esa carga mundial?

-       Precisamente porque puedo tener este diálogo contigo y aprender de mi mismo con ello.

La lucha no termina, es constante, día a día, hora a hora, segundo a segundo. El acero se forja a fuego y golpes. Alerta en cada instante; meditación permanente. No hay tregua ni descanso; a eso hemos venido y para eso estamos aquí.

Juan Trigo

24 mayo, 2013

EL PRISIONERO INDULTADO Y LA GACELA

Filed under: CUENTOS CORTOS — Carmen Sol @ 7:20
Tags:

 

*

Dicen que el viejo Henry Dunloghan llevaba tanto tiempo prisionero en la Isla del Diablo que incluso conoció al mismísimo capital Alfred Dreyfus, poco antes de que las eficaces soflamas periodísticas de Emile Zola lograran descubrir la verdad de su injusto encarcelamiento  y lo soltaran. Henry jamás supo de que lo acusaba el gobierno francés, pero en su conciencia se habían incrustado tantos intrusos del mundo de las sombras que hacía suyas todas las culpabilidades que podían pulular por el aire y aceptaba su encierro de por vida sin protestar.

Aquella mañana, cuando al despertarse encontró la puerta de su celda abierta no supo si realmente lo estaba o seguía como en los últimos 40 años, cerrada con cuatro cerrojos. Se acercó al dintel y efectivamente se abría al exterior un espacio entre el habitáculo y los barrotes. Extendió el brazo hacia afuera. Un silencio que llevaba su nombre se abría paso entre los rumores cotidianos, las voces de los encerrados y los vigilantes, y las de los que ya no estaban entre ellos, el viento desierto y el ruido de las olas en la marea baja.

Los carceleros tenían orden aquel día de ignorar absolutamente al prisionero 241244, como si de pronto aquella mañana se hubiera vuelto invisible, y aun más, como si nunca hubiera estado allí, como si apenas fuera otro de los fantasmas que siempre vagaron sin rumbo por la isla de los malditos.

Los pasos de sus pies descalzos lo llevaron al patio, tuvo que volver en busca de lo que quedaba de sus albarcas porque la piedra comenzaba a quemar por el sol de la mañana. Supo el camino que debía tomar, el que había recorrido en su angustiada mente en los últimos 40 años. El que va directo a la puerta de entrada, desde los pabellones de los prisioneros pasando por el amplio patio. No pensaba en nada, ni se preguntaba nada, ni se sorprendía por lo insólito de la situación. Simplemente llegó hasta el gran portalón instantes antes de que uno de los guardias, también sin mirarle ni decir nada, abriera lo suficiente para que pudiera pasar el prisionero cuyo número ya apenas se distinguía de su raido uniforme.

Sin detener sus pasos echó a andar por la carretera en dirección al desierto, aunque un pensamiento cruzó por su mente: seguramente no llegaría ni a andar una hora bajo aquel sol de justicia y sin haber comido ni bebido nada desde el mediodía anterior. Pero era preferible morir en libertad, por extraño que eso fuera en sus circunstancias. Nunca había estado fuera del recinto ni sabía cómo era la Isla del Diablo, sus únicas referencias eran los dramáticos y desoladores relatos de los carceleros y del alcaide, asegurando que toda la isla era un puro desierto de dunas adonde ningún evadido podía esperar encontrar cobijo. Pero hasta un niño de 6 años sabe que el mundo de los homínidos está costruido a base de mentiras y falsedades. Un niño de 6 años lo abe, pero no un prisionero a cadena perpetua que ya no recuerda el año en que dejo de recordar.

La carretera fue serpenteando por unas dunas cada vez más decoradas con vegetación, hasta que divisó las casas del pueblo, o de lo que pensó que era, según le habían contado, el único pueblo de la Isla. La precaución se incrusta en la piel del prisionero como su mejor protección contra las inclemencias del exterior; dio un rodeo subiéndose a unas lomas que bordeaban aquel conjunto de casas blancas, animadas por los lugareños que iban y venían con sus quehaceres. Lo dejó atrás y se adentró por un camino que bordeaba un bosque de pinos; pensó que se trataba de un espejismo hasta que se desvió y entró en él.

El bosque se fue haciendo más y más frondoso y a los pinos se les incorporaron otras especies como alcornoques, acacias, encinas, hasta rodear al evadido con las caricias de un gran bosque maternal.

Por fin el evadido se sentó. Era un claro en el que los rayos del sol se filtraban formando arabescos con la hojarasca pendiente de los grandes troncos de roble. La remota memoria de la paz en los bosques de su Irlanda natal comenzó a acudir a su cansada mente. Sintió como por primera vez en muchos años su cuerpo experimentaba algo que los humanos llaman relajación, pero que naturalmente los homínidos ignoran. Y se quedó dormido.

Lo despertó un cosquilleo en la mejilla. Por la claridad adivinó que estaba amaneciendo de nuevo, se había quedado dormido toda la noche sentado en aquella roca. Consiguió abrir los ojos y creyó que seguía soñando. La cabeza de una preciosa gacela que de tanto en tanto extendía su fina lengua para acariciar la curtida piel sin afeitar del indultado. No hizo ningún movimiento para no asustar al delicado animal. Lo miraba con curiosidad. Era lo más bello que recordaba haber visto jamás. Le sonrió. La gacela hizo un gesto instintivo de echarse atrás. Él le siguió sonriendo con extrema dulzura, esa que se va creando con muchos años de sufrimiento para dejar al descubierto una gran capacidad de amar. Levantó la mano despacio para acariciar aquella hermosa cabeza del animal más bello del bosque más exquisito. Ella pareció devolverle la sonrisa y le dio otra corta lamida. Entonces el indultado se dio cuenta que el animal estaba herido. Debió haber perdido el rastro de la manada y al huir por el bosque algo había rasgado su preciosa piel por varios sitios. Henry se dedicó a lamerte las heridas, como hizo con las suyas mientras estuvo en prisión.  La gacela se dejó hacer pacientemente recostándose sobre las rodillas del hombre. Éste tomó unos manojos de yerbabuena y tomillo salvajes y los fue aplicando a las heridas recién lavadas. El tiempo iba deslizándose ajeno a aquellos dos evadidos, cada uno de su mundo, sin tocarlos.

Cuando los periodistas llegaron, caída la tarde, para entrevistar al receptor de insólito indulto  y preguntarle si sabía quien fue su benefactor, los encontraron allí mismo abrazados, formando una escena bucólica difícil de describir; un prisionero que mereció la piedad de algún desconocido dios menor y una joven y preciosa gacela que probablemente se había extraviado de la manada y vagaba perdida por el bosque hasta que encontró a su amigo.

Juan Trigo 

14 mayo, 2013

NO SE RESIGNEN; ES MENTIRA. MANTÉNGASE VIVOS.

Filed under: CUENTOS CORTOS — Carmen Sol @ 13:17

Continuación del cuento: “Una Bella Historia de Amor

Amanecía sobre el lago cuando Carla y Edgar interrumpieron sus goces amorosos para saludar al Sol.

- Vaya, amigo mío, veo que no te has dejado morir, has estado entrenando, y de qué manera, viejos y nuevos trucos. ¿Alguna vecina en especial ha gozado de tus favores o no ha sido solo una?

- Bueno, Carla, en tantos años, ya me conoces, el cuerpo tiene sus exigencias, y tampoco he perdido mi atractivo.

- Oh, no, claro que no, amigo mío. Ya me imagino estas campesinas suizas suspirando por las atenciones de ese extranjero  de quien todos hablan y mal. Eso te hace más irresistible.

- No hay que exagerar.

- ¡Mírame a los ojos, Edgar… mi Edgar! ¿Me estabas esperando?

- Desde luego chiquilla. No podía morirme si hacer el amor una vez más contigo. Como dices, he practicado todo lo posible, aunque ya puedes imaginarte, para estas mujeres de por aquí, temerosas de eso que llaman Dios, ciertas posturas…

- Por eso tenías tanta hambre de lo prohibido, ¿verdad? Uff… ha sido increíble. Edgar

- Dime

- Sabes que no te dejaré, ¿verdad? Digas lo que digas.

- Temo que sí.

-  Está bien, solo te lo preguntaré una vez. Piensa bien la respuesta. Soy la misma que conociste hace 40 años en las barricadas de la calle Faubourg Saint Honoré. ¿Quieres que me quede para el resto de nuestros días?

- Sí.

- Que rápido. Tú también eres el mismo. ¿Qué te pasaba ayer?

-  Simple, no estaba seguro de poder satisfacerte.

-  Pues, no soy tan complicada, ¿o sí?

-  Eres Carla, mi alma gemela, mi otra parte, el amor de mi vida; todo son temores a no estar a tu altura.

- Pues no tengas ninguno, contigo mis orgasmos nunca han sido fingidos, esta noche tampoco, entre otras razones porque no puedo fingir contigo… ni quiero, vaya tontería fingir haciendo el amor. Bueno, a veces lo he hecho porque quería conseguir algo del tipo al que me llevaba a la cama.  Pero contigo solo quiero conseguir algo que nadie más que tú puede darme, y ha de ser de forma transparente: tu amor incondicional. Ah!!!, Edgar. Eso fue lo que me atrapó y me sigue atrapando a ti: tú entrega sin condiciones. Así de sencillo, eres tú y te entregas sin reservas. No he encontrado a nadie así. Siempre mantienen alguna precaución por si acaso. Tú te lanzas sin paracaídas.

- Sería un estúpido si no lo hiciera, o estaría muerto en vida, como veo a tantos otros, incluso 10 años más jóvenes que yo, que por que les han dicho que ya no pueden… pues se resignan a que los aparten de circulación.

- ¿Cuál es el grito de guerra, mi capitán?

- Oh, cielo, eres increíble…

- Estoy esperando.

-  Oh, sí, ¿aparte de que la vieja Guardia muere, pero no se rinde jamás, como en la barricada de la rue Faubourg St Honoré?

-  No, esta vez hay más gente, y no son guerreros, sino ciudadanos perplejos y asustados porque creen haber muerto, y como dices, son mucho más jóvenes que tu. ¿Qué les vas a gritar para llevarlos al asalto del Palacio de Invierno?

- Fácil mi niña, lo más fácil siempre es lo más contundente: “¡¡No se resignen. Es mentira. Manténganse vivos!!”

 

Juan Trigo

1 mayo, 2013

¿PUEDE EL AMOR EN UNA RELACIÓN DE PAREJA SER DESINTERESADO?

Filed under: CUENTOS — Carmen Sol @ 21:59
Tags: , , ,

 SAMSUNG DIGITAL CAMERA

*

Gunnar Bjornstrand, el viejo oráculo del Tronjeim, tuvo que llamar por teléfono a su consultante, contraviniendo sus propias normas, para atajar de una vez la avalancha de preguntas/respuestas por  chat que generó su última tirada de runas, a propósito de las dudas de la mujer sobre insistir en el que ella llamaba el amor de su vida.

-Vamos a ver Martha, – empezó con cautela, – volvamos al principio.

-¿Quién es usted? – preguntó la mujer con voz trémula, no pudiendo dar crédito a que la hubiera llamado.

-Sí, soy yo, Gunnar, y ya sé que mis condiciones son no mantener contacto telefónico con mis consultantes, pero parece que no me supe explicar bien, o que el tema va mucho más allá.

-Solo se trata de una relación amorosa, maestro…

-¿Sólo…? – el oráculo se quedó pensativo.

-Bueno, no, claro que no. Steve es el amor de mi vida; hace años que nos conocemos y aunque yo he pasado mientras tanto por otras relaciones…

-¿Es o no es el amor de su vida, Martha?

-Sí sí, desde luego, maestro. – se apresuró a confirmar ella ante el temor de que el oráculo colgara el teléfono inmediatamente al sospechar que no se trataba más que de otro de los frecuentes flirts. – Pienso en él constantemente desde hace mucho tiempo, pero siempre hay algo…

-Que es precisamente lo que le indiqué en la primera lectura de los glifos. ¿Recuerda el orden de aparición?: Eihwaz, paciencia, Uruz, transformación y Jera, cosecha. La respuesta a su pregunta de si debía seguir buscando la manera de establecer una relación con Steve es afirmativa, por Jera, pero hay que pasar antes por un proceso de transformación una alquimia interior, significada por Uruz, con paciencia y perseverancia, que es lo que pide Eihwaz.

-Claro, maestro, ya le entendí perfecta…

-No, no me entendió Martha, – le interrumpió – o yo no me supe explicar. También le señalé el aspecto de mercurio a Plutón en su Carta Natal, indicando que en este momento dispone de buena información sobre los miedos infundados que guarda en su Caja de Pandora, Plutón, y que Uruz pide abrir y procesar con Eihwaz, paciencia.

-Pero…

-Si Steve es el amor de su vida ha de arriesgarse, y él también por supuesto, y para ello ha de bucear usted muy hondo y ver qué es lo que le impide entregarse a alguien en cuerpo y alma, sin reservas, como no ha hecho nunca.

-Bueno Maestro, tampoco hay que…

-¿Es amor de lo que estamos hablando, Martha, o de otra cosa?

-Sí, sí, claro.- La mujer visualizó claramente como el viejo oráculo estaba otra vez a punto de colgar definitivamente. – Es el amor de mi vida – se censuró la niñería de haberlo de repetir como una etiqueta – Por eso le pedí que me ayudara.

-¿Está usted dispuesta a perder el control?

-¿Cómo?

-Ya me ha oído.

-Claro… yendo hasta los límites del amor…

-¡El amor entre un hombre y una mujer no tiene límites, Martha! Lo demás, será otra cosa pero no es amor.

-Claro, claro, Maestro; desde que conozco a Steve, y ya son muchos años, siempre me ha atraído poderosamente, pero al mismo tiempo noto que puedo ir demasiado lejos con él, demasiado al fondo. Y eso me asusta.

-¿Y?

-Me asusta entregarme de esa manera.

-Ya sabe que si usted se entrega él también lo hará sin condiciones, ¿verdad? De otra forma no hubiera aparecido Jera en su camino.

-Lo sé. Él siempre ha esperado a que yo me decidiera; es hombre de una sola mujer, lo sé también, y es hombre del todo o nada. Y he sabido siempre que no le interesaba en absoluto una relación pasajera, un flirt. Es lo que me ha estado coartando todos estos años.

-Y ahora su ser ya no le da más tregua, ¿verdad?

-Eso parece, Gunnar.

-¿A que está esperando, a que se hagan más viejos?

-Gracias.

-¿Por qué?

-Por haberme llamado. Sé que usted no lo hace nunca. Y de no haberlo hecho tal vez yo habría dejado pasar el momento.

-Tal vez. Aunque lo dudo; Su cuerpo y su alma se lo piden a gritos.

-Gunnar, – la mujer cambió radicalmente de tono, – ¿Por qué me ha llamado?

-¿Qué por qué la he llamado?

-Sí, – y se atrevió a añadir – ¿no será que usted se está planteando una situación parecida?

-…  – Silenció al otro lado, pero el oráculo no interrumpió la conversación.

-Disculpe si me he metido donde no me llaman. Desde luego le agradezco infinitamente la llamada, porque me ha dado el impulso que necesitaba para resolver mi vida de una vez, y no sé si he hecho bien en hacerle esa pregunta.

-Ha hecho bien.  – respondió Gunnar Björnstrand muy quedo.

-No tiene que explicarse, Maestro, ni mucho menos. Ha sido una tontería.

-Mucho menos de lo que usted cree, Martha. En efecto, yo también estoy en una situación parecida. – Martha empezó a inquietarse porque su maestro bajara del pedestal y se mostrara como un humano más, pero él continuó: – O cedo el control y me entrego sin condiciones o será otra mediocridad pasajera más.

- Y usted quiere que sea total. – se atrevió a decir Martha.

-Sí. – sentenció el viejo nigromante. – El verdadero amor en pareja o es incondicional o es otra cosa, que pasa sin pena ni gloria. Si el amor entre la pareja no es desinteresado, no es amor.

-Maestro, yo voy a hacer mi trabajo porque sé que tiene usted razón, pero ¿no cree que eso es poner las cosas muy en un plano demasiado teórico e idealista?

-Todo depende de lo que usted quiera en la vida.

-¿Y cuándo se da usted cuenta que su entrega incondicional le sirve al otro para manipularle mejor?

-Es el momento de marcharse.

-Con el corazón hecho trizas.

-No. Ahí está el detalle, precisamente, del amor desinteresado: Si no hay deseo de propiedad no hay dolor por la pérdida. Uno ama porque eso le hace feliz y expansiona su conciencia, no porque desea tener al otro para sí. ¿Comprende?

-¿Cómo quiere que comprenda que no voy a sentir dolor el día en que descubra que me han manipulado?

-Ese es su problema, ciertamente. Ya sabe lo que se dice en Magia Blanca, nadie puede ser manipulado si no lo permite.

Juan Trigo

17 abril, 2013

NO TIENE NINGÚN SENTIDO VIVIR COMO PERROS RABIOSOS ATACÁNDOSE CONSTANTEMENTE HASTA LA DESTRUCCIÓN.

Filed under: CUENTOS — Carmen Sol @ 21:45
Tags:

*

El abogado Aleistair Crowley tenía su bufete en Conduit street, una de las calles más selectas del centro financiero de Londres, cerca de la no menos exclusiva galería de tiendas de Burlington Arcade. Aquella mañana su cliente, el diputado John Barrimore Cosworth Tercero, le hizo una intrigante pregunta que le llevaría de cabeza para el resto de su vida. Había conseguido el divorcio con extraordinaria facilidad; aunque a decir verdad su cliente pudo muy bien prescindir de sus servicios, porque la esposa de éste, contrariamente a lo que ambos se imaginaban, no hizo más que allanar el camino para una separación amistosa. Tanto es así que no hubo ninguna necesidad de ir a juicio.

- Me queda una cuestión todavía, Aleistair.
– Usted dirá, John, pero, ¿no está todo resuelto?
– Sí, sí, claro. Hemos repasado todos los detalles, no parece que haya ninguna trampa escondida, o factura que no hayamos podido prever.
– Claro, lo hemos repasado mil veces. Entonces, ¿Qué le preocupa?
– ¿Para qué han valido esos 18 años de infierno?
– ¿Cómo dice?
– Oh, no tiene nada que ver con asuntos de la judicatura, más bien es una pregunta existencial que yo me hago, ahora que ha pasado todo: ¿ha tenido algún sentido someternos y a nuestros hijos a ese infierno dantesco que parecía inacabable?
– Eh…
– Bueno, ya sé que en este momento y en este lugar requiere un esfuerzo intelectual que no tengo derecho a pedirle, pero, ¿con quién más puedo compartir esta honda insatisfacción de haber perdido lo mejor de nuestras vidas en una mascarada destructiva? ¿He de preguntárselo a Dios?
– Pues, tal vez, porque yo… John, ¿Por qué no prueba a consultar a ese psiquiatra de Viena, Sigmund Freud creo que se llama, que utiliza los métodos hipnóticos de Charcot para encontrar las causas profundas de nuestras torturas, en el fondo de nuestras conciencias? ¿Cómo pudieron aguantar ustedes dos tantos años…?
– Esa es precisamente la pregunta que no logro responderme, y por eso se la hago a usted porque a lo largo de estos largos trámites creo que nos ha llegado a conocer my bien.
– No, en absoluto. Aquí solo hemos visto documentos, bienes, propiedades, y la codicia de cada uno por quedarse con la mayoría de ellos. Pero ni por asomo puedo comprender qué les ha hecho tolerar ese infierno, del que sus amigos hemos sido testigos tantas veces, entre ustedes y para sufrimiento de sus hijos.
– ¿La necesidad de ir probando nuevas vías de entendimiento? ¿las culpabilidades por no ser capaces de? ¿la protección de nuestros hijos, que en realidad ahora respiran aliviados de no tener que soportar gritos e insultos? ¿un poco de todo? No lo sé. Ahora que ya ha pasado y me encuentro en medio de un prado florido en primavera con un sol radiante me digo, ¡qué gran estupidez! ¡Qué inútil pérdida de tiempo y salud! Si solamente pudiéramos observarnos un poco de lejos en algunas ocasiones, saldríamos corriendo sin más.
– Y nos dejarían sin trabajo a los abogados.
– Tal vez los médicos también se quedarían sin trabajo si solamente pudiéramos rechazar vivir como perros rabiosos que solo saben destruirse mutuamente.

13 abril, 2013

La moda del “Sé tu mismo”

Filed under: Sin categoría — Carmen Sol @ 21:41

20130413-235652.jpg

Sospecho que la moda del “Sé tu mismo”, que empezó con el movimiento New Age en los 60, fue otra de las trampas inteligentes que se creó a sí misma la humanidad para continuar perdiendo el camino, y por tanto el tiempo, en contraposición a las obediencias ciegas a doctrinas y maestros, tantos de ellos falsos..

Como siempre el punto de equilibrio se encuentra en algún lugar que se desplaza de forma imprevisible sobre el filo de la navaja.

Ni es tan evidente ser uno mismo, porque a la propuesta “Sé tu mismo” aparece una primera pregunta, “¿Quién de ellos?”. Cuando decimos Yo soy, ¿a qué personaje creado por los miedos inculcados durante la infancia nos referimos?

La voracidad comercial utiliza este “déjate llevar por lo que “realmente” deseas”, y todo eso, apoyandose en el hecho de que después de tantos lavados de cerebro que hemos sufrido desde nuestra infancia, no sabemos realmente lo que deseamos, y por tanto, nos presentan una cosa convenientemente aderezada por colores y formas estudiadas psicológicamente hasta el milímetro para producir deseo, y la compramos. Luego ocurre un efecto multiplicador. Creemos que hemos ejercido nuestro criterio con libertad y volvemos a comprar algo similar, pero sin que nos demos cuenta porque la publicidad se encarga de hacerlo pasar por nuevo.es el efecto psicológico del poderoso “efecto novedad” (un estímulo nuevo aporta mayor información) que procura el marketing para vender más.

Pero algo hay en ese mensaje (la Verdad anda por ahí entre los pucheros, que diría Teresa de Ávila), por lo menos para no apegarse a una misma forma de doctrina o dogma de fe, sino tratar de sacar enseñanzas de la experiencia. Y es ahí donde entra en juego una de nuestras mejores armas: el espíritu crítico en formas como “¿Realmente necesito yo este cachivache? ¿Estaba pensando en algo así antes de que el vendedor de turno me embelesara con él, haciéndome creer que soy libre?”

En todo caso hay que ir con mucho cuidado y no confiarse alegremente en “todo” lo que salga de nuestra mente, supuestamente de “nosotros mismos”. Antes llevaban a la muerte generaciones enteras en nombre de un supuesto Dios; ¿querrán hacernos creer que la libertad de elección es algo tan fácil como elegir qué novedad del mercado comprar?

Alimentar el espíritu crítico con alerta y atención. Nada nos viene dado, todo hemos de conquistarloo.

Juan Trigo

Página siguiente »

El tema Rubric. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 79 seguidores