Enfrentarse con sus propios y más temibles demonios…


La vida no tenía ningún sentido buscando seguridades y tomando precauciones, saltando con paracaídas. Solo que aquella vez empezaba a ver claro que iba a enfrentarse con sus propios y más temibles demonios. La jugada era del todo estimulante, destruirlos o aceptar que te destruyan. Y a ese viaje se va en soledad, ni siquiera Dios es invitado para no esperar más ayuda que la que uno lleva en el alma.

Juan Trigo, “En memoria de mi padre”

Imagen: Primo Tacca Neto

Anuncios
de planocreativo Publicado en CITAS

5 comentarios el “Enfrentarse con sus propios y más temibles demonios…

  1. Nada fácil. En mi opinión debido su caracter transformista. Gran parte de las veces (como ocurre con el análisis de la tentación de Adan por la serpiente) se hace muy dificil discriminar quien es el ángel y quien el demonio. Tal vez por aquella antigua máxima por la que el Mal es ilimitado, mientras que el Bien se mueve entre limites más o menos estrecho. Sin embargo sigue siendo dificil identificar nuestros demonios como no sea por aquella otra máxima de que “por sus obras loc conoceréis”. Envidia, voracidad, codicia…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s