LA VIDA SOLO TE ENCOMIENDA PERSONAS Y COSAS PARA QUE LAS CUIDES, NUNCA TE CREAS SU PROPIETARIO. LA PROPIEDAD PRIVADA NO TIENE SENTIDO, YA QUE NI TU CUERPO POSEES.


libertad

*

El viejo Alexei Tarchenko siempre creyó que aquel niño era su hijo, a pesar de que por edad podía ser su bisabuelo. Y en realidad era su hijo biológico, pues siempre recordaría el momento en que se sintió un dios al hacer el amor a aquella mujer joven que la guerra trajo de improviso a su cabaña, en Los Cárpatos, seis años atrás.

Pero cuando aquel otro día, otra guerra trajo a esa misma cabaña un matrimonio joven que jamás podría tener hijos y se prendó de aquel chiquillo celestial, Alexei supo que debía dárselo cuando se marcharan, para que creciera con unos padres que podrían encargarse de que su vida se desarrollara como otro niño en cualquier aldea de cualquier territorio normal.

Y cuando los tres se hubieron marchado hacia una nueva vida, habría permanecido atado por el llanto sin descanso hasta que la muerte lo liberara, de no haber sido porque un dios compasivo se le apareció un día al alba, para recordarle lo esencial.

– Alexei.
– Eh, ¿Qué ha sido eso?
– Alexei.
– ¿Quién ha hablado, quién eres?.
– Mi nombre no importa.
– ¿Qué quieres de mí?
– Que por lo menos derrames tus lágrimas sobre las hortalizas de tu huerto, para que este llanto tenga alguna utilidad.
– No puedo quitarme del cuerpo la memoria del pequeño. Lo intento, pero no puedo. Era un niño extraordinario…
– ¡Pues ya basta! – gritó la voz – déjalo libre y concédete tu libertad. Déjalo marchar de tu corazón.
– Es lo mejor que me ha ocurrido en la vida.
– ¡Mientes! – bramó el viento. – Lo mejor de tu vida es ella misma.
– Pero…
– ¡Basta! – sentenció el color de la alborada que iría haciéndose más luminosa conforme avanzara el día. – Solo te encargué que lo cuidaras, nada más.
– Mi señor…
– ¡Levanta, solo las beatas se arrodillan ante el silencio! ¡Levanta, coge tus herramientas y ocúpate del huerto! Aún te queda mucho que cuidar. La guerra te traerá otros niños, otras mujeres a las que amar, otros desgraciados a los que cobijar y proteger. Y no vas a servir de nada si agotas tus lágrimas. Hay mucho por lo que llorar en esta tierra.
– ¿Quién eres?
– Yo soy tu.

Anuncios

6 comentarios el “LA VIDA SOLO TE ENCOMIENDA PERSONAS Y COSAS PARA QUE LAS CUIDES, NUNCA TE CREAS SU PROPIETARIO. LA PROPIEDAD PRIVADA NO TIENE SENTIDO, YA QUE NI TU CUERPO POSEES.

  1. Pingback: Take Off Your Masks

  2. Es la segunda vez que entro a leer éste cuento, ya que encierra para mí una lección que está en mi corazón. Es mágico que tu siguiente entrada, también tenga un significado especial en éste momento para mí y que la tercera mencione el nombre del niño, que es lo más importante a proteger, Dimitri. Es un niño español, con unos ojos azules enormes, espero que todo vaya bien y deje ya de sufrir, su madre lo deje partir y podamos por fin acogerlo y tenga el hogar con la tranquilidad que se merece.

  3. Pingback: The Secoyas’s Voice

  4. Pingback: LA VIDA SOLO TE ENCOMIENDA PERSONAS Y COSAS PARA QUE LAS CUIDES, NUNCA TE CREAS SU PROPIETARIO.

  5. Pingback: Take Off Your Masks | LINA MUSES v2

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s