NO SE RESIGNEN; ES MENTIRA. MANTÉNGASE VIVOS.


Continuación del cuento: “Una Bella Historia de Amor

Amanecía sobre el lago cuando Carla y Edgar interrumpieron sus goces amorosos para saludar al Sol.

– Vaya, amigo mío, veo que no te has dejado morir, has estado entrenando, y de qué manera, viejos y nuevos trucos. ¿Alguna vecina en especial ha gozado de tus favores o no ha sido solo una?

– Bueno, Carla, en tantos años, ya me conoces, el cuerpo tiene sus exigencias, y tampoco he perdido mi atractivo.

– Oh, no, claro que no, amigo mío. Ya me imagino estas campesinas suizas suspirando por las atenciones de ese extranjero  de quien todos hablan y mal. Eso te hace más irresistible.

– No hay que exagerar.

– ¡Mírame a los ojos, Edgar… mi Edgar! ¿Me estabas esperando?

– Desde luego chiquilla. No podía morirme si hacer el amor una vez más contigo. Como dices, he practicado todo lo posible, aunque ya puedes imaginarte, para estas mujeres de por aquí, temerosas de eso que llaman Dios, ciertas posturas…

– Por eso tenías tanta hambre de lo prohibido, ¿verdad? Uff… ha sido increíble. Edgar

– Dime

– Sabes que no te dejaré, ¿verdad? Digas lo que digas.

– Temo que sí.

–  Está bien, solo te lo preguntaré una vez. Piensa bien la respuesta. Soy la misma que conociste hace 40 años en las barricadas de la calle Faubourg Saint Honoré. ¿Quieres que me quede para el resto de nuestros días?

– Sí.

– Que rápido. Tú también eres el mismo. ¿Qué te pasaba ayer?

–  Simple, no estaba seguro de poder satisfacerte.

–  Pues, no soy tan complicada, ¿o sí?

–  Eres Carla, mi alma gemela, mi otra parte, el amor de mi vida; todo son temores a no estar a tu altura.

– Pues no tengas ninguno, contigo mis orgasmos nunca han sido fingidos, esta noche tampoco, entre otras razones porque no puedo fingir contigo… ni quiero, vaya tontería fingir haciendo el amor. Bueno, a veces lo he hecho porque quería conseguir algo del tipo al que me llevaba a la cama.  Pero contigo solo quiero conseguir algo que nadie más que tú puede darme, y ha de ser de forma transparente: tu amor incondicional. Ah!!!, Edgar. Eso fue lo que me atrapó y me sigue atrapando a ti: tú entrega sin condiciones. Así de sencillo, eres tú y te entregas sin reservas. No he encontrado a nadie así. Siempre mantienen alguna precaución por si acaso. Tú te lanzas sin paracaídas.

– Sería un estúpido si no lo hiciera, o estaría muerto en vida, como veo a tantos otros, incluso 10 años más jóvenes que yo, que por que les han dicho que ya no pueden… pues se resignan a que los aparten de circulación.

– ¿Cuál es el grito de guerra, mi capitán?

– Oh, cielo, eres increíble…

– Estoy esperando.

–  Oh, sí, ¿aparte de que la vieja Guardia muere, pero no se rinde jamás, como en la barricada de la rue Faubourg St Honoré?

–  No, esta vez hay más gente, y no son guerreros, sino ciudadanos perplejos y asustados porque creen haber muerto, y como dices, son mucho más jóvenes que tu. ¿Qué les vas a gritar para llevarlos al asalto del Palacio de Invierno?

– Fácil mi niña, lo más fácil siempre es lo más contundente: “¡¡No se resignen. Es mentira. Manténganse vivos!!”

 

Juan Trigo

Anuncios

Un comentario el “NO SE RESIGNEN; ES MENTIRA. MANTÉNGASE VIVOS.

  1. Pingback: No se resignen, es mentira; manténganse vivos - Plano sin fin

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s