¿LA ERA DE ACUARIO?


Acuario(1)

Reproduzco aquí como primicia el texto íntegro de un artículo que publicara Servimedia a primeros de Marzo basado en la entrevista días atrás me hizo la periodista Refugio Martínez Ballesteros sobre la llamada Era de Acuario:

 

La Era Acuario o el individualismo de “My way”

Por Refugio Martínez

La Era Acuario ha sido para el espíritu como la leyenda de El Dorado para nuestra cuenta bancaria: una ensoñación inexistente. Siempre hemos querido vivir en un mundo donde la armonía y la paz reinasen por defecto, donde los seres humanos fluyan amorosos con la empatía como emblema y la alegría como estado de ánimo. Esta utopía es la imagen que nos ha llegado sobre la Era Acuario, sin embargo, este planteamiento dicta mucho de la realidad y el presidente de la Sociedad Española de Astrología, explica a UNIVERSO por qué.

Desde el punto de vista astrológico, existen miles de influjos procedentes de las estrellas y, uno de estos influjos son las eran astrológicas. Pera entender un poco mejor en qué consisten estos periodos cosmológicos, Juan Trigo, presidente de la Sociedad Española de Astrología (SEA) explica que “la tierra tiene tres movimientos: uno, el de su propio eje (rotación) que marca los días. El segundo, sobre el sol (traslación) que marca los meses y los doce signos del zodiaco. Y el tercero, de precesión de los equinoccios, que marca las eras astrológicas”.

Este último es un movimiento de ligero retroceso que se produce cuando la tierra gira sobre su propio eje. Algo parecido ocurre cuando una peonza danza en el suelo, esa oscilación hacia atrás es lo que se denomina precesión. La precesión es la que marca las eras y se determina cuando el eje vertical de la tierra está apuntando a una constelación u otra. Este movimiento es tan lento que en vez de tardar un mes en pasar de una constelación a otra, (como ocurre con los signos del zodíaco) tarda casi tres mil años.

Si bien es cierto que cada era dura aproximadamente 2700 años, también es cierto que los expertos no se han puesto de acuerdo en determinar el momento exacto en que se termina la Era de Piscis para dar relevo a la de Acuario. Según Elsa M. Glover ocurrirá en el año 2638, según Shepherd Simpson en el 2080 y según Samael Aun Weor, el 4 de febrero de 1962 cruzamos el umbral de la Nueva Era o New Age o Era de Acuario.

A pesar de las discrepancias con las fechas, en lo que sí hubo unanimidad entre los astrólogos es en la convicción de que las eras afectan de algún modo al comportamiento y la forma de pensar de los seres humanos. En este contexto, la Era Acuario fue concebida como una era que se destacaría por un cambio en la conciencia del ser humano, de hermanamiento universal que llevaría asociado un tiempo de prosperidad, abundancia y paz.

Aunque todas estas ideas empezaron a gestarse a finales del siglo XIX, al amor de las sociedades secretas, lo cierto es que fue en los años 60 cuando se cristalizaron. Los movimientos antibelicistas y la espiritualidad hippie, en Estados Unidos y en Europa, encontraron en los valores de la New Age un soporte perfecto para dar forma a su sentido de la vida, sus pensamientos y sus ideologías.

Sin embargo en la actualidad, estos planteamientos de la New Age probablemente están tan trasnochados como los propios hippies y como este movimiento no destacó por tener una base sólida, a menudo ha sido objeto de burla y desprestigiado. “Sin embargo, desdeñar un movimiento espiritual con el argumento racional de que contiene inexactitudes fácticas es, en cierto sentido, una muestra de que no se ha entendido nada. Las religiones y la espiritualidad son mapas de nuestro territorio emocional, no de nuestro intelecto”, explica, muy acertadamente, John Higgs en su libro Historia alternativa del siglo XX.

Las dos caras de la misma moneda

Si simplificamos lo explicado anteriormente a la mínima expresión, tan solo queda la asociación de estos conceptos: paz y amor con New Age. Asociación que, en su momento de gestación, estaba cargada de sentido porque: “la humanidad se ha encontrado en medio de guerras que no ha querido y, casi siempre en nombre de Dios”, explica el presidente de la SEA. Si a eso le súmanos las dos grandes guerras mundiales es normal que surgiera una amalgama de creencias, movimientos y seudo-religiones que abanderaran el hermanamiento entre los hombres.

Sin embargo, en opinión de Trigo, ese mensaje de paz y amor nos ha llegado trastocado porque Acuario no es un signo que se asocie con la paz: “Acuario es el gran rebelde, el que rompe los esquemas porque se revela contra las estructuras que ha creado Capricornio para garantizar su seguridad. Acuario es el que te está diciendo donde está tu libertad”.

En algunos aspectos, “la Nueva Era no es más que un montaje que empezó con las corrientes ocultitas del siglo XIX y que –añade Trigo- el afán de dinero ha engordado”. Para empezar: “no hay un signo mejor que otro -y para continuar- Acuario no es el salvador. Acuario es un signo independiente. Es el `My way´ que cantaba Fran Sinatra, que corresponde a una persona que hace su vida. La ventaja es que ayuda a los demás sin pedir nada a cambio, porque no quiere ligarse ni siquiera a las gracias”.

En este sentido para el astrologo, igual que todas las monedas tienen dos caras, en la New Age también se puede advertir una cara y una cruz. Por un lado, “la ventaja es que le da a la gente una esperanza de que no todo está definido, atado y bien atado. No todo está determinado por la religión, por el pecado, la culpabilidad y los preceptos monolíticos de la Iglesia. Hay una esperanza en el individuo como persona”.

El inconveniente es convertir a la New Age en una seudo-religión que anula al individuo como tal, porque encorsetarse dentro de una corriente va en contra de la naturaleza intrínseca de Acuario. En este sentido, Trigo explica que “en el momento en que nosotros mismos nos encasillamos dentro del movimiento estamos perdiendo nuestro individualismo y nuestra capacidad crítica. La Era Acuario hace individuos libres y no individuos que se vinculan a un movimiento que los encasilla, por muy New Age que se autodenominen”.

¿Nos influyen los astros?

“La astrología es tan antigua como el ser humano”, afirma el presidente de la SEA. Durante siglos, la astrología ha sido la única ciencia de la que se han servido las civilizaciones antiguas para interpretar y determinar el comportamiento de la vida. Pero, ¿cómo puede afectar la posición de los planetas y las estrellas en nuestro destino? ¿De qué forma podría influir el Universo en un pequeño microcosmos como es el cuerpo del ser humano?

“Así como la luna arrastra las mareas. ¿Cómo no va a arrastrar nuestras emociones, si somos el 70 por ciento de agua?”. Y con esta misma lógica, Juan Trigo explica que: “si notamos los efectos de la luna, por su cercanía, a pesar de ser tan solo un pedrusco. ¿Cómo no nos van a influir otras enormes masas en movimiento como Neptuno, Plutón o Venus?”.

En toda esta enormidad infinita que es el Universo y con tanto tránsito de planetas, constelaciones y estrellas ha llegado el momento de preguntarse hasta qué punto podemos notar los efectos del ´My way´ de la Era Acuario. Para ponernos en situación Trigo matiza que: “estemos bajo miles de influjos, muchísimos, por eso es importante entender a las eras como una nota de fondo dentro de este enorme influjo de energías”. Pero, si todos los seres humanos estamos dentro del mismo influjo cósmico. ¿Por qué a cada uno nos afecta de una manera diferente? “Porque –aclara Trigo- cada uno de nosotros tiene una carta astral, que se determina en función del lugar, el día y la hora de nacimiento y que supone una pauta energética, un manual de instrucción complejísimo, completo y preciso”.

En opinión del presidente de la SEA, además de una carta individualizada, el ser humano nace con algo que nos hace únicos y diferentes al resto de los animales: nuestra curiosidad, nuestra capacidad para preguntarnos por el porqué de las cosas. Pues bien, ahora que estamos en el umbral de esta nueva era. ¿Por qué no fundimos los influjos de Acuario con nuestra curiosidad natural? “Para experimentar, para investigar, para estudiar. No tenemos nada que perder solo la ignorancia”, concluye el astrologo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s