LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN ASTROLOGÍA.


lunaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.jpg

Mi mujer me ha invitado acertadamente a corregir un aspecto que dije en mi última clase del Curso de Iniciación a la Astrología al describir las diferencias entre la Luna y los planetas personales, Mercurio, Venus, etc., porque mi frase: “La Luna no piensa, es lo que se entiende por inteligencia emocional”. Bien, yo me refería al concepto clásico grecolatino de la Luna como significadora de las emociones no inteligentes que llevan a los seres humanos a ser la típica carnaza de las tragedias griegas como Edipo, Antígona, Electra, etc., que tienen su continuidad en las obras de Shakespeare. Meros juguetes ciegos de un destino inexorable encarnado por la pareja de poderes del mundo, Júpiter y Saturno, capaces de lanzar al pueblo a las guerras, hambrunas, cultos a la personalidad de filibusteros convertidos en reyes absolutos, como Filipo de Macedonia o el pendenciero Alejandro, llamado el Magno, supongo que por la magnitud de sus matanzas.

Lo que me indicó mi compañera al terminar la clase fue que modernamente el término Inteligencia Emocional, después de la aparición del libro homónimo de Daniel Goleman, se aplica a la gestión de las emociones de forma inteligente para obtener resultados positivos y no solo seguir ciegamente los dictados de los que saben manipularlas. En mi opinión, y siguiendo con el significado tradicional de la luna indicadora de emociones no inteligentes la conversión inteligente de las emociones primarias debe llevar emparejados a otros planetas. Por ejemplo, las del niño que ha de sobrevivir a un entorno contradictorio con la esencia de la naturaleza y que por tanto no entiende, crea mecanismos de defensa a los que llamamos traumas, significados por Urano, Neptuno y Plutón, y también Quirón. Entonces en la vida cotidiana, para mejorar el ejercicio de la toma de decisiones propia y autogestionada, deben intervenir en apoyo de las emociones básicamente lunares, el raciocinio discriminatorio de Mercurio, la sensibilidad consciente de Venus y la autoafirmación Marte, y también el optimismo de Júpiter y el sentido de control de Saturno. En otras palabras, como no entendamos cómo funcionan estas facultades planetarias en nuestra carta y las pongamos en juego para decidir por nosotros mismos en función de lo que vayamos experimentando acerca de lo que tratan de vendernos, la versión inteligente de nuestras emociones brillará por su

ausencia y en su lugar tendremos el bochornoso espectáculo de darnos cuenta al cabo de demasiados años que hemos sido víctimas de manipulaciones de todo tipo sin habernos dado cuenta y haberlas tomado como algo natural e inevitable. Estamos hablando de esa farsa de la llamada crisis económica, de la presión sin escrúpulos del sector bancario, de la especulación inmobiliaria, de la connivencia de la universidad con las compañías farmacéuticas para gestionar al revés los modelos de salud pública, la veracidad de los contenidos alimentarios de lo que comemos, y un largo etc.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s